Metrodelegados paralizaron la Línea H por la agresión a una trabajadora

11.8.2018

La Línea H del subte estuvo paralizada durante casi toda la jornada de ayer a raíz de una agresión que sufrió una empleada de parte de una pasajera. Los metrodelegados responsabilizaron por lo sucedido a la “desidia de la Ciudad”.

La interrupción del servicio de ese ramal comenzó pasadas las 13:00 y continuó hasta bien entrada la noche de ayer, con lo cual impactó fuertemente en el horario del regreso a los hogares a última hora de la tarde.

“Una trabajadora guarda de la Línea H fue golpeada en su puesto de trabajo por una pasajera. Sin condiciones mínimas de seguridad, el servicio fue interrumpido y la compañera tuvo que ser asistida en la ART”, denunció la Asociación Gremial de Trabajadores del Subte y Premetro (AGTSyP).

La agresión se produjo en la estación Santa Fe de la línea que comunica los barrios porteños de Parque Patreicios y Recoleta.

“No es la primera vez que los trabajadores sufrimos agresiones cumpliendo con nuestras tareas, aun así ni el gobierno de la Ciudad ni la empresa SBASE, se ocupan de tomar medidas de seguridad acordes con un servicio de transporte por donde circulan a diario más de un millón de pasajeros”, se quejó el gremio que conducen los metrodelegados.

A su vez, indicaron que “las autoridades competentes (policía, seguridad de la empresa) no se hicieron presentes después del hecho, como tampoco se previenen otras situaciones que afectan a trabajadores y usuarios, como arrebatos y hacinamiento”.

“Ante la desidia del gobierno de la Ciudad y en resguardo de nuestra integridad física, los representantes del sindicato en la Linea H evaluaron que no había condiciones óptimas para continuar prestando el servicio durante la jornada”, finalizó la AGTSyP.

Metrodelegados denuncian que Larreta y Metrovías busca destruir las formaciones con material cancerígeno

10.8.2018

Los trabajadores denunciaron que Metrovías y SBASE quieren destruir los coches que contienen el mineral cancerígeno. En un principio habían negado su toxicidad y ahora buscan eliminarlas.

Se realizó una conferencia de prensa en la sede de la Asociación Gremial de Trabajadores de Subte y Premetro (AGTSyP) y allí los metrodelegados denunciaron que la empresa Metrovías y SBASE quieren destruir los coches CAF 5000 que contienen el mineral cancerígeno, asbesto, más conocido como amianto.

Hace algunos meses los trabajadores alertaron que los trenes comprados en Madrid por el Gobierno del ex  Jefe de Gobierno, Mauricio Macri, contenían piezas y accesorios con asbesto que ya causó una muerte por cáncer a un operario del Metro de Madrid y otros cinco se encuentran enfermos  en observación.

Luego de la detección de amianto en las formaciones CAF 5000, se analizaron los manuales que confirmaban la presencia  de este  componente prohibido en el país desde hace décadas.

Los Metrodelegados enviaron a analizar a expertos  otros componentes y los técnicos descubrieron  que también hay partículas de asbesto en los coches de la línea C y E y Mitsubishi de la B. También en instalaciones fijas del Subterráneo como escaleras mecánicas y techos de vestuarios de los trabajadores.

“Si pretenden llevarse los trenes de manera unilateral, nosotros no descartamos en tomar medidas de fuerza y autodefensa. Exigimos que Metrovías y SBASE  examinen las piezas y luego que los compañeros sean enviados a realizarse los estudios específicos de manera regular,  porque la asbestosis puede tardar décadas en manifestarse en el cuerpo de los que manipularon las piezas”, explicó el secretario General, Roberto Pianelli ante los medios de prensa.

Cabe recordar que a principios de año SBASE negó y descartó la existencia de este peligroso material, cuyo uso está  prohibido desde 2003, en los vagones que circulan en la red local. Sin embargo, la confirmación de asbesto propició que se realizara una comisión especial para evaluar las condiciones de toda la flota de ese modelo, que ya empezó a ser sometida a evaluaciones. Si bien estuvimos a disposición de conformar esta comisión en la Subsecretaria de Trabajo, tanto Metrovías como SBASE impidieron avanzar en la concreción de la toma de muestras.

Piden el procesamiento de los dueños de las marcas

10.8.2018

Con presencia de legisladores de la ciudad y de organizaciones sociales y sindicales, se realizó en la mañana de este martes una conferencia de prensa por la causa contra Daniel Fischberg y Jaime Geiler, los dueños de las marcas que encargaban su producción en el taller de la calle Luis Viale, incendiado en 2006.

La querella presentó ante la Sala V de la Cámara de Apelaciones el pedido de nulidad de la falta de mérito que dictó el juez Alberto Baños del Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Nro. 27, en mayo pasado.

Se espera que los magistrados de esa sala se expidan en el transcurso de una semana, y que ordenen a la fiscal Betina Vota considerar las pruebas presentadas en repetidas oportunidades por la querella, las que fueron sistemáticamente ignoradas por su fiscalía.
Según indicaron desde a Campaña por Justicia por las Víctimas del Taller Textil de Viale, la querella presentó numerosas pruebas de que además de ser propietarios del inmueble y de la habilitación, los dueños de las marcas compraron la maquinaria, a la vez que supervisaban la actividad del taller. Según el abogado querellante Gabriel Chamorro, “la instrucción fue muy defectuosa”: “Esperamos que a partir de ahora la fiscal Vota y el juez Baños puedan llevar adelante la investigación tal cual lo solicitamos nosotros hace nada menos que 12 años”.
En marzo de 2006 cuatro niños de entre tres y diez años, un adolescente y una joven embarazada fueron las víctimas fatales del incendio en el taller textil de la calle Luis Viale. Tras 12 años la causa pasó por dos intentos de excarcelación de todos los culpables en juicios abreviados, un decreto de prescripción y numerosas demoras injustificadas.
Finalmente, en junio de 2016 fueron condenados los encargados del taller, Luis Sillerico Condori y Juan Manuel Correa, a 13 años de prisión por reducción a la servidumbre, y se dictaminó que se investigara a Daniel Alberto Fischberg y Jaime Geiler, dueños del inmueble del taller y de las marcas JD y Loderville.

Se intensifican los ataques en Coca-Cola: otra suspensión persecutoria

7.8.2018

 

Entrevista a un trabajador, integrante de la agrupación Marrón, suspendido nuevamente en una clara actitud persecutoria por pelear contra los despidos y otros atropellos.

 

Entrevistamos a Cristian Durán, quien como parte de la agrupación Marrón viene luchando junto a sus compañeros contra los despidos y la persecución en la planta que tiene la empresa de gaseosas en el barrio porteño de Pompeya. La agrupación a la que pertenece se caracteriza por pelear por la mejora de las condiciones laborales y por haber impulsado la lucha que culminó con la reinstalación de varios trabajadores despedidos durante 2015, además de haber peleado desde mucho antes para que se pudieran elegir delegados y una junta interna, cosa que la empresa impedía -como hace en casi todo el mundo. Debido a esto, la patronal viene mostrando especial saña en cuanto a aplicar despidos, suspensiones y descuentos a sus integrantes, como también a otros trabajadores que vienen de recuperarse de lesiones laborales. Mientras crecen los ataques, crece también la solidaridad que reciben por parte de figuras de los derechos humanos como Nora Cortiñas o Adolfo Pérez Esquivel, así como de otros sectores de trabajadores y organizaciones políticas que vienen firmando un petitorio contra estos hechos.

 

¿Por qué te suspendieron? ¿Es la primera vez que ocurre?

Hace tres años la empresa me despidió junto a otros compañeros. Varios decidimos luchar por recuperar nuestros puestos de trabajo y logramos nuestra reinstalación. Desde que volví a trabajar, la empresa me suspende sistemáticamente inventando cualquier tipo de causa contra mi persona. Es un plan que lleva a cabo para armar legajos en mi contra, al igual que hace con otros compañeros, acusándonos de ser irresponsables o planteando que no sabemos trabajar, cuando llevamos 10 o 14 años haciendo esto. Han llegado al punto de no recibir mis certificados médicos cuando estuve enfermo, y ahí entra la complicidad del servicio médico también, que es parte de las maniobras para no reinstalar a compañeros que se lesionaron en la fábrica y estuvieron de licencia por ART. Es un ataque constante el que sufro todos los días, centralmente a través de un jefe de mi sector que se llama Marcelo Chamorro; él lleva adelante el plan de despidos y acoso a todos los trabajadores de Bodega de la planta.

 

¿Cómo estuvo el clima dentro de la planta durante las últimas semanas?

Es de mucha tensión y persecución constante de parte de supervisores y de este jefe Marcelo Chamorro. Después de haber echado a varios trabajadores, la empresa a través de jefes como él está aplicando una política de amedrentamiento constante hacia los trabajadores, con mayor presión en la producción y excesivos ritmos de trabajo. Buscan generar miedo entre los trabajadores todo el tiempo, para que en esta época de despidos nadie se organice para combatirlos.

 

¿Cuántos despidos hubo y a qué se deben? ¿Hubo otras suspensiones de tinte persecutorio además de la tuya?

La empresa empezó a presionar para lograr que se acepten “retiros voluntarios”, que en verdad son despidos encubiertos. 24 trabajadores que ya no aguantaban los ritmos de trabajo, las presiones de los jefes y el desamparo sindical decidieron irse. No satisfecha con ese número, la patronal decidió despedir a 8 compañeros más, por teléfono, de manera completamente discriminatoria. Cuatro de eso trabajadores son parte de la Agrupación Marrón. Hay una camada de 6 trabajadores que fuimos reinstalados por medidas cautelares transitorias -en el marco de una lucha que emprendimos en el 2015-, cuando la empresa atacó de manera discriminatoria nuestra fuente de trabajo. Como me pasa a mí, varios de esos compañeros también vienen siendo suspendidos de manera sistemática: Walter Lell, Gabriel Zapata, y otros compañeros de la agrupación también. Es un plan que la patronal emplea para atacar de una manera constante a los trabajadores.

 

¿Cómo están actuando el sindicato y los delegados que le responden, en esta situación?

El Sutiaga, cuando fui el primer trabajador despedido de la planta en 2015, no me defendió, ni al resto de mis compañeros despedidos tampoco. Tampoco el cuerpo de delegados. Elevé el reclamo correspondiente al delegado pidiendo que tome cartas en el asunto ante los nuevos ataques: la empresa no para de perseguirme, mientras estamos operando marcha atrás con el vehículo dentro de la planta, que es una disposición de seguridad nueva dentro del sector que no contempla las tensiones y problemas cervicales que te trae luego de 12 horas de trabajo diario. La respuesta del delegado fue que él defiende personas, que yo no soy para él una persona, que soy un payaso. Creo que esto deja claro de parte de quién están. La posición tanto del sindicato como la del cuerpo de delegados es completamente cómplice del plan de la patronal.

 

¿Cómo se vienen organizando frente a estos ataques?

La agrupación Marrón a la cual pertenezco salió a pelear y denunciar con todo a la empresa; vamos a tomar las acciones necesarias para que esto se sepa en todos lados y que la gente se entere que Coca-Cola no es la “fábrica de la felicidad” y que al contrario de eso despide, persigue y discrimina a quienes fabricamos esa bebida tan famosa por su fórmula secreta. Estamos acercándonos a otros trabajadores en lucha como los de Télam, Siam, docentes y el astillero Río Santiago, y también participamos de un festival de la fábrica recuperada Madygraf donde nos contactamos con obreras y obreros combativos de varios sectores. El miércoles pasado participamos de la marcha a un año de la desaparición de Santiago Maldonado, donde recibimos la solidaridad de muchos referentes de derechos humanos, políticos y sociales. También responderemos judicialmente todas las suspensiones y despidos, mientras seguimos una campaña intensa de denuncia y búsqueda de apoyo.

Gran acto de solidaridad en la confitería Adela’s, ante el cierre e intento de vaciamiento de la empresa

7.8.2018

Por Sebastian Polischuk

Este sábado 4 de agosto, lxs trabajadores de la confitería Adela’s estuvieron haciendo un desayuno solidario para poder seguir en lucha por sostener las fuentes de trabajo. El desayuno que consistió en la venta de café y medialunas se hizo sobre la vereda de la calle Cuenca 2775 del barrio Villa del Parque (Ciudad Autónoma de Buenos Aires) lugar donde está ubicada la confitería.

A pesar de que la policía trato de que no puedan desarrollar esta actividad con normalidad, la misma se pudo hacer igual gracias al respaldo del Movimiento Nacional de Empresas Recuperadas (MNER) y de la gran cantidad de vecinxs, clientes que se acercaron junto a referentes sociales como Luis Zamora para mostrar su solidaridad.

 

El origen del conflicto: meses de salarios adeudados, cierre e intento de remate en el local

 

El conflicto se origino a partir de que el dueño no les pago a sus empleadxs los dos últimos meses (junio y julio) de salario y el aguinaldo, motivo que lxs llevo a hacer una serie de reclamos hasta que hubo un día que se encontraron con el local todo empapelado como si estuviese cerrado, según expuso unx de lxs trabajadorxs de Adela’s con el que pudimos conversar.

Tal como nos siguió diciendo, tras esta situación le pidieron explicaciones a su empleador, se sentaron a negociar y este les ofreció solo un mísero 34% de indemnizaciones, cuando hay muchxs trabajadorxs que llevan más de diez años trabajando en la empresa. A pesar de este ofrecimiento que ellxs rechazaron, el dialogo lo trataron de seguir manteniendo hasta que el dueño a fines del mes de julio y sin que ellxs se enteren decidió hacer un remate de las instalaciones en la puertas del local.

Este remate pudo ser frenado, y es en ese entonces que por eso según explico, decidieron recurrir al Movimiento Nacional de Empresas Recuperadas (MNER), que desde el inicio, junto a sus vecinxs lxs está ayudando para poder recuperar sus puestos de trabajo y que la confitería pueda volver a abrir.

A todo esto, antes de que surja el conflicto como una nuestra del intento de vaciamiento, ya hace un tiempo mientras estaban trabajando de apoco les fue faltando cada vez más materia prima para atender a sus clientes, tal como agregó este mismo trabajador.

 

La unidad de la lucha

 

Es por eso que frente a este panorama y ante la falta de diálogo de su empleador (que sigue sin aparecer), lxs trabajadorxs de Adela’s junto al MNER, vecinxs, clientes, agrupaciones y referentes sociales se mantienen unidxs mostrando ellxs mismxs son capaces poder hacer funcionar la confitería tal como lo hicieron este sábado a pesar de que la policía nos les quiso dejar abrir el local, pero aún así desde la puerta y gracias al apoyo recibido pudieron realizar la actividad llena de solidaridad. Solidaridad que necesitan día a día para poder recuperar la confitería, alimentar a sus familias y evitar caer en la lista cada vez más larga de despidos que tanto este gobierno como algunxs empresarixs aumentan día a día para incrementar sus ganancias a costa la explotación y el hambre de nuestros pueblos.

Esta página ha sido visitada
veces