Artesanxs de San Telmo: “Ni un domingo más sin trabajar”

9.3.2019

Por Ignacio Marchini

 

“El objeto artesanal guarda impresas,

real o metafóricamente,

las huellas digitales del que lo hizo”

Octavio Paz

 

Los artesanos y artesanas de la calle Defensa, del barrio porteño de San Telmo, siguen sin poder trabajar. Cerca de 300 familias se quedaron sin esa fuente de sustento.

 

El patrón de los adoquines de la calle Defensa se ve interrumpido por carteles que recuerdan que hace no mucho tiempo hubo un puesto en ese lugar. Lo que alguna vez fue la histórica feria de San Telmo se ha convertido en un desfiladero de policías y funcionarios públicos. Los y las artesanas, que durante más de 10 años llenaron de vitalidad las calles del barrio porteño, no se resignan a aceptar la decisión unilateral del Gobierno de la Ciudad y también se les puede ver por todos lados: marchando todos los domingos, fiscalizando los puestos afectados, llenando de música el ambiente, haciendo intervenciones artísticas. Exigiendo, de todas las maneras posibles, que las y los dejen volver a trabajar.

El conflicto surgió el 13 de enero de este año, cuando a los y las artesanas de la cooperativa El Adoquín, integrante de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), el Gobierno de la Ciudad (GCBA) les ofreció 220 permisos de trabajo sobre la calle Defensa al 700. El reconocimiento del trabajo artesanal como una actividad comercial legítima es un derecho que vienen reclamando desde que la feria de San Telmo se estableció hace 12 años. Lo que no les dijeron a las y los miembros de El Adoquín es que los permisos obtenidos eran sobre los lugares de trabajo de los y las artesanas de Defensa al 700, que se encontraban por fuera de la cooperativa y del arreglo. El Gobierno de la Ciudad pretendía que las y los miembros de la cooperativa usurparan el lugar de otros trabajadores y trabajadoras. Engañados, pero con la dignidad intacta, las y los trabajadores de la calle Defensa al 800, 900 y 1000 se rehusaron a ocupar los puestos de otros compañeros y compañeras. La cooperativa se fracturó y buena parte de sus integrantes se retiraron y formaron Artesanxs Unidxs de la calle Defensa.

Desde ese domingo, las cuatro cuadras de la calle Defensa, entre Chile y Carlos Calvo, se encuentran ocupadas por fuerzas policiales que amenazan e impiden trabajar a artesanos/as, artistas y músicos/as. Las únicas personas habilitadas se encuentran sobre la calle Chile, esquina Defensa, custodiadas por fuerzas policiales y un patrullero. Se trata de quienes se quedaron en la cooperativa El Adoquín, presidida por Gabriela Olguín, escrachada en numerosos carteles a lo largo de las calles, acusada de traidora y de que era plenamente consciente del acuerdo que había firmado.

 

Confianza legítima

 

86 artesanos y artesanas de la calle Defensa al 700, que nunca formaron parte de la cooperativa, presentaron una acción de amparo contra el GCBA ante el Juzgado N°1 en lo Contencioso Administrativo y Tributario de la Ciudad de Buenos Aires. El pedido es claro: la nulidad de la disposición N°10/DGFER del 9 de enero, es decir, la resolución del Gobierno de la Ciudad, dictada por el Director General de Ferias, Carlos Gabriel Kuasñosky Somozala, que otorgó los 220 permisos precarios sobre la calle Defensa entre el 701 y el 799.

El 31 de enero, la primera jueza actuante, Patricia G. López Vergara, tuvo definiciones contundentes en relación al conflicto. Defendió la noción de espacio público como el lugar de “lo común, de la cultura y la política común”, un “lugar de materialización de las relaciones sociales y la expresión colectiva”. Su concepción de las calles y las plazas como un punto de encuentro nodal en la construcción de la identidad ciudadana y de la expresión comunitaria respalda el reclamo de los y las artesanas, que defienden no solamente su lugar de trabajo, sino también la identidad cultural del barrio de San Telmo y el ejercicio pleno del derecho a la Ciudad.

Además de remarcar la acuciante necesidad de trabajar en un contexto de asfixia económica en todo el país (desde el 13 de enero que la mayoría de los y las trabajadoras de la feria no pueden vender sus artesanías), la jueza López Vergara instó al Gobierno de la Ciudad a brindar una solución real al conflicto, apelando al principio jurídico de “confianza legítima”. Marcha dialogó al respecto con el defensor público Ramiro Dos Santos, de la Defensoría General adjunta Nº5, encargado de presentar el amparo en el que se sumaron las y los 117 artesanos que integran Artesanxs Unidxs de la calle Defensa, quienes durante 12 años trabajaron entre Defensa al 800 y el 1000.

“Hay una cuestión técnica que se llama ‘confianza legítima’, que es que cuando durante muchos años el Estado reconoció o permitió una actividad, no puede de un día para el otro desconocerla. Eso pasó en las cuadras del 800, 900 y 1000. Después de más de 10 años de estar trabajando ahí, de un día para el otro los desalojaron violentamente. A esto se suman las normas de la Constitución de la Ciudad de Buenos Aires que protegen el derecho a la cultura, a las actividades culturales, a la identidad cultural de los barrios. Todas esas manifestaciones culturales y artísticas están protegidas por la Constitución”.

Las dos presentaciones son complementarias, ambos abogados buscan lo mismo: que les den permiso para trabajar a los artesanos, artesanas y manualistas que están hace 12 años. La causa ahora se encuentra en manos de la jueza Romina Tesone, titular del Juzgado Nº1 en lo Contencioso, Administrativo y Tributario, que sigue una línea muy similar a la jueza López Vergara y que dictaminó hace dos semanas que el Gobierno de la Ciudad tiene que plantear una propuesta superadora para que todas y todos los artesanos puedan trabajar.

Desde el gobierno se niegan a revisar la disposición que dio origen al problema, los permisos para la cooperativa El Adoquín. “Por lo pronto, estamos en una etapa de conciliación, tratando de acercar las partes y que el Gobierno haga alguna propuesta superadora. Los artesanos no quieren tener permiso en cualquier lado. Quieren los permisos donde venían trabajando, donde ya los conocen, donde ya se organizaron. Les ofrecieron a algunos otras cuadras pero esa solución no es aceptable porque no respeta su historia.”, puntualizó Dos Santos.

Para dimensionar la falta de voluntad del Gobierno, una de las propuestas es trasladar a los y las artesanas que rompieron con El Adoquín al pasaje San Lorenzo, que está cortado a mitad de cuadra y que tiene una afluencia de gente infinitamente menor que la calle Defensa. Para solucionar este problema, proponen poner unas vallas “que obliguen a la gente a meterse al pasaje”. Como si fueran ganado.

 

Desnudar un santo para vestir otro

 

Luciana, ex integrante de la cooperativa El Adoquín, trabaja la vitrofusión desde hace más de 10 años y con su trabajo y el de su pareja mantienen a sus dos hijos. Es sólo una de las cerca de 300 familias que se quedaron sin esa fuente de ingreso. El agotamiento de haberse levantado a las 6 de la mañana, como cada domingo desde hace 2 meses, se hace evidente en sus ojos. La fatiga y la tristeza, productos de un Estado hostil que cercena su derecho a trabajar, no le impiden aplaudir y esbozar una sonrisa ante cada banda musical que toca en apoyo a su lucha y a la de tantos otros y otras. Mientras hace de guía por las calles de San Telmo, narra por centésima vez la serie de eventos que llevaron a la situación actual.

“Nosotros ya contamos que somos más de 90 que estamos fuera de El Adoquín. Al gobierno le planteamos que como se fueron más de 100 personas (contando las que están de vacaciones o haciendo temporada en otros lados), que los de El Adoquín se queden en Chile, que les alcanza para la cantidad de gente que quedó dentro de la cooperativa. Que dejen liberado Defensa al 700, que se queden quienes estaban originalmente, y que a nosotros nos dejen trabajar entre Defensa al 800 y el 950”.

En un primer momento, el Gobierno de Horacio Rodríguez Larreta decía que esa cuadra (la del 700) no se podía legalizar. Al darle los permisos a la cooperativa se contradijo, demostrando que sí era posible. Por lo que queda la duda de por qué ciertas personas son legalizables y ciertas no. Desde la organización Artesanxs Unidxs de la calle Defensa, de la cual es parte Luciana, piden que los y las integrantes de El Adoquín resignen su derecho sobre la calle Defensa, ya que acusan a la conducción de la cooperativa de haber firmado un acuerdo sin el consentimiento de las bases ni de las partes involucradas y que fue el que originó todo el conflicto.

“Nosotros tratamos de presionar mediante la CTEP, de la cual El Adoquín es parte. Tuvimos una reunión muy trucha con Juan Grabois (referente de la CTEP y del Frente Patria Grande) que, muy astuto, nos citó en un bar, nos escuchó a todos, nos dijo que nos iba a dar una respuesta en 24hs. Nos contestó con una carta diciéndonos que las cooperativas de la CTEP son autónomas, que él no se puede meter en eso, que cree que el acuerdo está mal pero que lo deja en manos del ‘Gringo’ Castro”, narró Luciana. “Cuando llamamos al ‘Gringo’ Castro, que ya a esta altura no queríamos saber nada con la CTEP, no nos contestó la llamada. Castro fue uno de los que ayudó a negociar el acuerdo”, puntualizó la artesana. Ante la falta de respuesta de Castro y Grabois, se contactaron con Rafael Klejzer, Secretario General de la CTEP Capital. Klejzer reconoció hace poco más de dos semanas en la AM 530 que “si el acuerdo deja afuera a la mitad de los laburantes, entonces no es un acuerdo feliz”. Esperanzados/as por sus declaraciones, la desilusión fue mayúscula cuando la respuesta de él fue proponer una reunión con Gabriela Olguín. “Ahora estamos sólo en la vía judicial. Hay dos juezas que nos reconocen y le piden soluciones rápidas al gobierno, lo cual lo vemos como algo muy positivo. Nadie quería una reunión con Olguín que fue la que hizo este acuerdo”, explicó Luciana.

Por su parte, Gabriela Olguín, Presidenta de El Adoquín, se negó a dar declaraciones.

 

“No somos ilegales, queremos trabajar dignamente”

 

Después de 8 domingos sin trabajar, y ante la evidente dilatación por parte del Gobierno con el objetivo de que se agoten y se marchen de San Telmo, lxs Artesanxs Unidxs de la calle Defensa convocan este domingo 10 de marzo a marchar desde las 12 del mediodía en la calle Defensa al 1000“por nuestro lugar de trabajo, por la dignidad de nuestro reclamo, porque la calle es de quien la trabaja, porque el arte es cultura y la cultura es identidad colectiva”.

Jornada de resistencia de artesanos/as de la calle Defensa

8.3.2019

Difundimos:

El conflicto de la feria artesanal de la calle Defensa en San Telmo lleva más de dos meses y no ha habido propuestas concretas por parte del Gobierno de CABA para resolver nuestra situación. La jueza Romina Tesone, titular del Juzgado Nº1 en lo Contencioso, Administrativo y Tributario, dictaminó hace dos semanas que el Gobierno de la Ciudad tiene que plantear una propuesta superadora para que todas y todos los artesanos podamos trabajar.

Considerando el grave contexto económico que atraviesa el país y el tiempo que ha transcurrido desde que comenzó el conflicto, es imperante la necesidad de que esto se resuelva y podamos volver a nuestros lugares de trabajo.

Muchas familias dependen de este espacio laboral y ya no podemos seguir esperando. No somos ilegales, no somos violentxs, queremos trabajar dignamente. Rechazamos el atropello del Gobierno de la Ciudad y la prepotencia de su policía, de los agentes de la Ministerio de Ambiente y Espacio Público, con su abuso de poder y persecución hacia nosotrxs y a otras compañeras y compañeros de la feria de la calle Defensa y de San Telmo en general.

Por las razones expuestas y porque la realidad y la circunstancias nos revelan que no debemos permanecer inmóviles, hacemos un llamado a los medios de comunicación en general, a las organizaciones de derechos humanos y a las personas que desempeñan un cargo público y que deben su función al lugar que la sociedad les ha otorgado, que entiendan que nuestro reclamo es justo.

Convocamos a las y los compañerxs trabajadorxs de todos los sectores, y al público en general que pueda y quiera acompañarnos.

Por nuestro lugar de trabajo, por la dignidad de nuestro reclamo, porque la calle es de quien la trabaja, porque el arte es cultura y la cultura es identidad colectiva, lxs esperamos este domingo 10 de marzo a las 12 del mediodía en calle Defensa al 1000 para un nuevo día de resistencia!

Macri y Larreta quieren descontar el día a quienes se sumen al paro del #8M

7.3.2019

Por Leandro Sorribas

La marea verde desde abajo viene imponiendo el paro internacional de mujeres, aunque sólo pocos gremios lo convocan efectivamente en los lugares de trabajo miles se van sumando a la participación. Sin embargo, el gobierno de la ciudad y nacional, salieron a amedrentar y perseguir con listados contra las y los trabajadores que hagan efectivo su derecho a huelga. La Junta Interna de ATE – DGMus se puso a la cabeza contra las persecuciones.

 

Los gobiernos de la Ciudad y nacional, de Larreta y Macri, bajaron la orden de armar listas negras para descontar el día a quienes vayan a realizar el paro convocado por ATE este 8M, por el día Internacional de la Mujer. Un paro que pretende pelear por los derechos de las mujeres postergados hasta el hartazgo, por todos los gobiernos, en especial el derecho al aborto legal, seguro y gratuito.

Intentan avasallar el mínimo derecho a la huelga. Así fue como amedrentaron a las trabajadoras y trabajadores de la banda sinfónica de la Dirección de Música, que en asamblea comenzaron a discutir parar varones y mujeres, levantando un concierto para el mismo día, y así poder concurrir a la marcha que recorrerá decenas de países en el mundo.

Ante esto, la respuesta de las autoridades fue amenazar con listas negras para descontar el día a los que realicen el paro. La indignación, en especial de las compañeras, contra las autoridades, llevó a que presenten desde la comisión de mujeres un comunicado para bancar el paro y junto a esto muchas compañeras decidieron sumarse a la Comisión de Mujeres, que nuclea a afiliadas y no afiliadas, y es apoyada por la asamblea y por la junta Interna de ATE de la Dirección General de Música.

Desde la Junta Interna de ATE, rápidamente salieron a pronunciarse y apoyar la decisión de las compañeras, sacando este comunicado y promoviendo el apoyo de todos los varones como así también su organización. Cuando paramos, paramos todas y todos, en este caso, las mujeres al frente y los varones a su lado. Si tocan a una tocan a todes.

 

POR EL DERECHO A HUELGA, POR LOS DERECHOS DE LAS MUJERES

 

En el Día internacional de la mujer nuestro sindicato ATE convoca a paro. Desde la Junta Interna ATE-DGMus somos convocantes y, como organización gremial y desde la asamblea, apoyamos a la Comisión de Mujeres de la DGMus (integrada por trabajadoras afiliadas a ATE, Sutecba y no afiliadas) y tomamos como propias sus decisiones y demandas. Tenemos todo el derecho a hacer paro como trabajadoras y trabajadores. No aceptamos persecuciones, amenazas, ni descuentos por día de paro de parte de las autoridades de Larreta. Así es que acompañamos, y tomamos como propia, la denuncia y la exigencia que las compañeras de la Comisión de Mujeres realizaron ante las autoridades.

Está en nuestra convicción unir lo que las autoridades nos dividen, entre permanentes o precarizados, entre varones y mujeres. Vamos a sostener todas las decisiones que democráticamente tomen les trabajadores. La unidad de las y los trabajadores no es un simple slogan, es una convicción.

Pelear por los derechos de las mujeres es tarea de todas y todos. No abandonaremos ninguna demanda, no abandonaremos las calles y pelearemos con las compañeras al frente y los varones a su lado.

Los derechos se conquistan, no se mendigan. Juntes vamos a tirar el sistema patriarcal.

JUNTA INTERNA ATE – DGMus - GCABA

 

Este salto contra el derecho a huelga no puede pasar desapercibido. Al Gobierno le molestan las trabajadoras y trabajadores organizados y en especial hoy, la enorme marea verde de decenas de miles de mujeres que de manera entusiasta se ponen al frente de la pelea por sus derechos.

La defensa del derecho a huelga debe ser una tarea de primer orden de las conducciones sindicales y en especial de los que se dicen opositores como ATE. El movimiento de mujeres debe tomar nota y no dejar pasar semejante atropello al elemental derecho de protesta.

En el Estado nacional, vienen actuando con aprietes alrededor de perder el presentismo, algo que las conducciones de UPCN negociaron y las de ATE vienen dejando actuar. Pero hoy, ya al querer descontar el día de paro con listas negras, es un salto que no se puede permitir y debemos exigirles a las conducciones kirchneristas de ATE que se hagan cargo de frenar este ataque, si pretenden seguir siendo un sindicato.

Desde la Secretaría de Modernización de Nación, son claros en cómo se rompe el derecho a huelga: “Se reitera que el derecho constitucional implica la no aplicación de sanciones en tanto se realice cumpliendo los recaudos legales, pero ello no obsta a la percepción de haberes por días no trabajados.” Tienen que reconocer que la huelga es un derecho constitucional y que se tomaron todos los “recaudos legales”, sin embargo, no les impide inconstitucionalmente descontar el día de paro. Una canallada total.

El destino de toda pelea comienza por defender el más mínimo derecho a la protesta, única forma de seguir sumando trabajadoras y trabajadores para superar los miedos, las persecuciones y amedrentamientos; accionar típico de un gobierno que pretende negar los derechos de las mujeres y descargar la crisis sobre la clase trabajadora, siguiendo los dictados del FMI.

Desde las juntas internas y comisiones de mujeres, debemos exigir a la conducción de ATE y llamar al movimiento de mujeres a que defendamos todas y todos, el derecho elemental de huelga.

El Gobierno de la Ciudad quiere separar la escuela Pedro de Mendoza del museo Quinquela Martín

6.3.2019

El 14 de febrero, docentes de la escuela Pedro de Mendoza se encontraron con obras que buscan separar la institución del museo. "Se trata de un nuevo avance contra la educación pública", afirmó una docente.

La Escuela Pedro de Mendoza y el Museo Benito Quinquela Martín, ubicados en el barrio de La Boca, atraviesan un conflicto que perjudica a toda la comunidad educativa. El 14 de febrero los docentes se encontraron con una obra iniciada por parte del Gobierno de la Ciudad que pretende separar la Escuela del Museo.

Docentes y familiares de los estudiantes señalan que, si bien el argumento por parte de las autoridades del Ministerio de Educación tiene que ver con garantizar la seguridad en el ingreso del Museo, en caso de concretarse la división de fachada propuesta, en el acceso a la escuela se formaría un embudo para la entrada y salida de los chicos.

Desde la Escuela Museo señalan que el proyecto que tenía el histórico artista Quinquela Martín, fundador de las instituciones, era el de promover la cultura a través de los pasillos del museo, de la escuela y del teatro de la Ribera. En este último se llevaban adelante los actos escolares pero desde el 2014 la comunidad educativa no tiene acceso. En ese sentido Mayra, madre de uno de los chicos que concurre a primer grado, señaló: "Ya lograron quedarse con el teatro y ahora vienen por el museo. Yo vine a esta primaria y tuve la suerte de usarlo y disfrutar de los actos en el teatro. A mi hijo le quitaron esa posibilidad".

Por su parte, Débora, docente de la institución, afirmó que "se trata de un nuevo avance contra la educación pública que no está alejado de la intención de cerrar escuelas. Además se enmarca en el proyecto inmobiliario que se tiene para el barrio de La Boca desde hace años: piensan en los negocios, en función del turismo y no en lo que necesitan los pibes y las pibas del barrio". 

La comunidad educativa se está organizando y lleva adelante distintas acciones para visibilizar el conflicto. Tanto los docentes como los padres exigen una respuesta concreta por parte del gobierno de la Ciudad y denuncian que esta decisión atenta contra la identidad de La Boca y con el legado de lo que Quinquela Martín quería para el barrio.

Cerraron 68 farmacias el último año en CABA y el Gran Buenos Aires

6.3.2019

Así lo advirtió Marcelo Peretta, secretario General del gremio de farmacéuticos y bioquímicos. Además pidió intervención activa del Estado en materia de medicamentos: “no podemos dejarlo en manos del mercado”.

La crisis no sabe de diferencias ni de relevancias. Por ello en la salud impacta como en los otros rubros de consumo cotidiano. Según un relevamiento realizado por el Sindicato de Farmacéuticos y Bioquímicos (Safyb) “se cerraron 68 farmacias en 2018 en CABA y el Gran Buenos Aires”.

Esa baja de persianas se combina con la imposibilidad de adquirir los remedios. Es que el último año se compraron 100 mil remedios menos por día.

Según relató Marcelo Peretta, secretario General del gremio, “eso remedios que los pacientes no toman es una enfermedad que crece”.

Por ello el gremialista cercano a Pablo Moyano pidió una presencia mayor del Estado: “Estamos reclamando una presencia de la cartera de salud una presencia más activa en materia de medicamentos. No se puede dejar los remedios librados al mercado”, explicó.

Por último dio a conocer un trabajo realizado por su organización en el que midieron que “los adultos mayores tienen entre 3.500 y 4 mil pesos de gastos en medicamentos que necesitan producto de la edad”. Claro que esas cifras son imposibles de cubrir con las jubilaciones que se cobran por estos días.

Esta página ha sido visitada
veces