Los estudiantes secundarios volvieron a ganar las calles

22.9.2017

 

Estudiantes secundarios, terciarios, universitarios y docentes se movilizaron al ministerio de Educación de CABA rechazando la reforma del gobierno. Se escuchó fuerte el grito de “paro general”.

 

Miles de estudiantes secundarios, junto a terciarios, universitarios y docentes acompañados por gremios como ATE, gritaron bien fuerte que no quieren la reforma educativa inconsulta y precarizadora. Con la movilización volvieron a expresar su rechazo a la reforma educativa que quiere aplicar el gobierno de Cambiemos.

La concentración comenzó a las 16:00 frente al Palacio Pizzurno. Luego de pasar por la Plaza de Mayo, la movilización culminó en las puertas del ministerio de Paseo Colón, donde hablaron representantes de diversos sindicatos docentes y agrupaciones estudiantiles.

Entre los oradores estuvo Magalí Peralta, estudiante del Carlos Pellegrini que sostuvo: “Queremos que todos los sectores se sumen a nuestra lucha, porque si paramos la reforma educativa que el macrismo no puede aplicar en todo el país por nuestra lucha, se les hace más difícil aplicar la reforma laboral, tiene que ser una lucha popular que abarque todos los sectores”.

Al calor de la intervención del dirigente de UTE se expresó al unísono el grito fuerte de "paro general". El sindicato mayoritario docente viene negándose a convocar a un paro activo a diferencia de Ademys que había llamado a parar el día de hoy para poder acompañar a sus alumnos.

Desde la agrupación No Vamo A Calmarno, se planteó la propuesta de realizar un corte en la 9 de Julio para golpear bien fuerte al gobierno. Y se convocó a seguir la lucha y extender el pedido de solidaridad.

Diversos representantes estudiantiles plantearon la necesidad de continuar con un plan de lucha hasta tirar abajo la reforma educativa.

Siguen las tomas de colegios contra la reforma educativa del PRO

21.9.2017

“A los estudiantes se nos corrió a un segundo plano”

Representantes de los centros de estudiantes porteños ratificaron la protesta contra la “Secundaria del futuro” que el Gobierno de la Ciudad pretende implementar el año que viene. Ayer la ministra Soledad Acuña finalmente accedió a darles una reunión, pero no ofreció ninguna respuesta al reclamo. Los estudiantes rechazan el “carácter inconsulto” de la reforma y piden “instancias de diálogo real”.

Los 26 colegios secundarios porteños tomados en rechazo a la “Secundaria del futuro” que impulsa el Gobierno de la Ciudad mantendrán su protesta, luego de que la ministra de Educación, Soledad Acuña, no ofreciera ninguna respuesta a los reclamos. Los estudiantes exigieron que “todas las comunidades educativas y los expertos en educación puedan discutir” el plan, en un proceso en el que los estudiantes participen activamente. Mañana a las 17 marcharán desde el Ministerio de Educación de la Nación hasta el Ministerio de Educación porteño.

“No están dadas las condiciones para que se aplique la reforma en los 18 colegios precursores que están planteados para el año que viene”, señalaron los representantes de los centros de estudiantes en una conferencia de prensa en la que ratificaron la continuidad de las tomas. “A los estudiantes se nos corrió a un segundo plano”, señaló Antonella, de la Escuela Manuel Belgrano e insistió: “Estamos exigiendo una prórroga para en 2018 poder discutir cómo va a ser la nueva escuela”.

Manuel, del Lenguas Vivas, aclaró que no se alcanzó ningún acuerdo con Acuña, que recién ayer aceptó reunirse con los estudiantes tras más de dos semanas de colegios tomados contra el plan para los colegios secundarios impulsado por la administración de Horacio Rodríguez Larreta. La reforma plantea para el 2018 una práctica formativa no rentada en empresas privadas para estudiantes de quinto año.

El representante del Lenguas también salió al cruce de los dichos de la ministra de Educación porteña, que insiste en vincular las tomas con distintos partidos políticos y sindicatos. “Sabe perfectamente que no estamos incentivados ni financiados por ningún sector político”, afirmó Manuel y remarcó: “Los estudiantes sabemos valernos por nosotros mismos, sabemos sentarnos a discutir con el ministerio de Educación”.

Hoy la ministra Acuña apareció en varios medios para reclamar a los padres que se pongan los “pantalones largos” y hagan que sus hijos levanten las tomas. Sin referirse al punto del reclamo, apuntó contra “varios legisladores del FIT y varios legisladores del Frente para la Victoria” que, dijo, “están yendo a las asambleas en las escuelas, están financiando la comida de los chicos los fines de semana”. “Hay sindicatos que están poniendo  bandas musicales adentro de las escuelas y les ponen los camiones cuando hacen las marchas”, abundó.

¿Por qué corre peligro la Ciudad de Buenos Aires a causa del cambio climático?

21.9.2017

Juan Carlos Travela

Mientras la crisis climática pone en jaque a ciudades costeras de América Latina y el Caribe, los decisores políticos se mantienen fuera del consenso del sistema internacional. ¿Resolveremos las contradicciones?

A diferencia de lo que un amplio sector de la sociedad cree, el peligro de extinción no afecta solo a especies exóticas, o animales que habitan lugares muy lejanos. Como sostiene el ecólogo uruguayo Eduardo Gudynas en su libro Derechos de la Naturaleza, “se acrecienta a escala global la extinción masiva de especies”, y la especie humana no está ajena a esa posibilidad. Si tomamos por ejemplo el Informe Planeta Vivo 2014 publicado por World Wildlife Fund (WWF), los datos son contundentes: "El Índice Planeta Vivo (IPV), el cual mide más de 10.000 poblaciones representativas de mamíferos, aves, reptiles y peces, ha disminuido un 52 % desde 1970. Dicho de otra manera, en menos de dos generaciones humanas, el tamaño de las poblaciones de animales vertebrados se ha reducido a la mitad".

Hace no más de algunas décadas se trataba de locos a quienes hacían este tipo de afirmaciones, pero transcurriendo el año 2017 y ante los efectos visibles de la crisis civilizatoria, el consenso respecto a la posibilidad real de extinción de la especie humana está cerca de ser unánime. Desde Naciones Unidas y la Comisión Económica para América Latina (CEPAL) hasta gran parte de la academia en su amplio espectro ideológico concuerdan en este punto.

De esta forma, el reciente Informe de la CEPAL titulado Horizontes 2030: la igualdad en el centro del desarrollo sostenible afirma que “la humanidad se encuentra ante un punto de no retorno: el impacto ambiental del estilo de desarrollo dominante pone en peligro su supervivencia y la de otras especies”, y destaca la necesidad de modificar el estilo de desarrollo actual, que considera insostenible social y ambientalmente.

Para este organismo, el estilo de desarrollo dominante en la región se basa en una estructura productiva cuya competitividad depende de la abundancia y la explotación de forma intensiva de los recursos naturales, y la mayor dificultad se encuentra en la economía, dado el conjunto de intereses y alianzas que predominan y que definen las reglas del juego. “Diversos actores, tanto públicos como privados, tienen interés en proteger sus inversiones y la distribución presente de rentabilidades”.

A su vez, los Objetivos de Desarrollo Sostenible y La Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible son considerados un avance frente a lo que fueron los Objetivos del Milenio, y destaca una nueva agenda de políticas en la región que responden a la búsqueda de este nuevo estilo de desarrollo.

Sin embargo, cuando se va más allá del marketing verde que lleva adelante el gobierno actual de Cambiemos, nos encontramos con lo que, de forma muy acertada, Maristella Svampa y Enrique Viale definieron como la “trumpización de la política ambiental”, que dista completamente de ser la nueva agenda de políticas que resalta la CEPAL.

Así como sostienen estos autores, la gestión de Mauricio Macri está caracterizada por la flexibilización de la normativa de protección ambiental. La modificación de la Ley de Glaciares, el nuevo Acuerdo Minero, la nueva Ley de Ordenamiento del Bosque Nativo de la provincia de Buenos Aires al servicio de los negocios inmobiliarios y el agronegocio, la modificación de la Ley Nacional de Tierras Rurales, y el relanzamiento de Vaca Muerta, entre otras medidas responden a esta lógica, sucediendo lo que paradójicamente resalta la CEPAL sobre la década de los 90: “En los años noventa, la humanidad transitó por dos mundos con agendas en tensión o en abierta contradicción. Por un lado, estaba la agenda normativa de las Naciones Unidas, antes descrita. Por otro lado, había un sistema económico desregulado, en particular en lo que se refería al mundo financiero, cuyos activos se multiplicaban a gran velocidad, con un respaldo cada vez menor en la economía real. Ese sistema priorizó la liberalización comercial, sin tomar en cuenta los problemas específicos de competitividad, equilibrio externo y deterioro ambiental que afectaban a las economías en desarrollo”.

Las contradicciones entre el modelo que intenta proponer la CEPAL y las decisiones tomadas desde la gestión de gobierno pueden fácilmente ser explicadas desde este argumento, por lo que se puede sostener que en este ámbito volvimos a los 90.

Por otro lado los consensos continúan en todo el arco ideológico, así mientras desde la Ecología Política se afirma que la crisis energética es inminente y el agotamiento del petróleo está cada vez más cerca, como destaca la CEPAL, el gobernador del Banco de Inglaterra alerta a los inversionistas sobre los riesgos de invertir en petróleo debido a la crisis climática.

Las ciudades costeras son las principales afectadas por el cambio climático, azotadas cada vez más por los frecuentes eventos extremos. Esto debe ser un motivo adicional por el que la resistencia y la lucha por los Derechos de la Naturaleza necesariamente logren conquistar las ciudades.

No hay tibieza en la CEPAL cuando afirma que “si se quemaran todas las reservas probadas de combustibles fósiles, el hielo de la Antártida se derretiría totalmente, el nivel de los mares se elevaría más de 50 metros, y se eliminarían las ciudades costeras”. En correspondencia, tampoco somos tibios al afirmar que la Ciudad de Buenos Aires está en peligro de verse sumergida bajo el Río de La Plata.

 

*El autor es Lic. en Comercio Internacional y miembro de la agrupación Hacia El Buen Vivir. Actualmente se encuentra doctorando en Desarrollo Económico.

La Boca: a dos meses de un incendio, 30 familias continúan en la calle

20.9.2017

El 20 de septiembre se cumplen dos meses del incendio en el conventillo de la calle Pedro de Mendoza. Los vecinos actualmente continúan sin respuesta del Gobierno de la Ciudad.

Los vecinos que fueron afectados por el incendio en el conventillo de Pedro de Mendoza 1447/49/51 (barrio porteño de La Boca), continúan acampando en la calle desde el 20 de julio. Hasta el momento, sólo recibieron apoyo de las organizaciones políticas y sociales del barrio. Estas acercan donaciones cotidianamente: desde frazadas y colchones hasta artículos de limpieza e higiene personal. El Gobierno de la Ciudad no ha dado ninguna respuesta, a pesar de las declaraciones ante los medios masivos de comunicación del Jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, quien dijo que se estaban haciendo obras para que los vecinos puedan reingresar, pero a dos meses del incendio no han iniciado ninguna. 

Los vecinos afectados presentaron un recurso de amparo y la jueza López Vergara fallo a su favor. Mediante el mismo reclaman que el Gobierno les dé una respuesta concreta, ya sea la refacción del inmueble que les permita el reingreso, o mediante alguna reubicación acorde a los montos que pueden pagar con sus ingresos. 

La preocupación de los vecinos gira también en torno a las conocidas intenciones del Gobierno de la Ciudad de montar un mega-proyecto inmobiliario en el Corredor Sur de la Ciudad, que implicaría desplazar a todos los habitantes de la Avenida Pedro de Mendoza. 

La ministra Acuña y el diálogo que no fue

20.9.2017

David Shoshi

Agustín Palavecino

Luego de 4 horas de reunión con la Ministra de Educación y representantes de la Defensoría del pueblo, los estudiantes salieron como entraron: sin ninguna respuesta.

Este miércoles, la ministra de educación de la Ciudad, Soledad Acuña se reunió con los representantes de los diferentes centros de estudiantes para “dialogar” sobre la reforma educativa. Repitió varias veces en los medios de comunicación que "no pensaba hablar con colegios tomados", pero las masivas movilizaciones que protagonizaron los más de 4000 estudiantes secundarios en las calles hicieron que la ministra tenga que retroceder y reunirse con un representante por colegio.

En la reunión se hubo un representante de los centros de estudiantes de cada colegio y un directivo (a los cuales no se los dejó participar). Quedó demostrado lo nefasta que es la reforma que atenta contra la educación pública. Pese a todos los planteos que hicieron las y los estudiantes, la ministra se dedicó a repetir su discurso armado sin respetar ni contestar las inquietudes de los estudiantes. No contenta con eso, dijo abiertamente que no iba a echarse para atrás con la reforma. Una clara muestra que todo este circo no fue más que parte de la campaña electoral de Cambiemos para mostrarse como un gobierno que dialoga.

El día anterior a la reunión, fue la misma Acuña la que aseguró en varias entrevistas: "Acá hay demasiados actores políticos y partidarios que están tomando partido de esto. El FIT, el Frente para la Victoria y algunos sindicatos docentes están detrás de las tomas", negando que cada medida de lucha que toman los estudiantes se vota en asambleas en los colegios y con la claridad que tienen los pibes que no van a permitir que el Gobierno avance de esta manera sobre la juventud y los trabajadores.

El Gobierno y los empresarios son los únicos que opinan que la reforma educativa se tiene que aplicar. En cambio, son miles de estudiantes, docentes y padres los que están convencidos de que esta reforma va en contra de la educación pública de calidad y sobre todo que empeora la calidad de vida de miles de pibes y pibas que van a tener que empezar a trabajar desde el último año de la escuela y de forma gratuita. Tienen en claro que esta reforma es la antesala para que pasen reformas como la laboral que perjudican a todos los trabajadores.

Después del circo que montaron desde el Gobierno este miércoles, decenas de estudiantes decidieron realizar un corte de calle que terminó con pronunciamientos de muchos jóvenes contra esta burla y con el ánimo de volver a salir a las calles este viernes en el marco de una marcha educativa en donde se suman docentes agremiados en ADEMYS, sindicato docente que impulsa un paro para acompañar la pelea de los estudiantes. También estudiantes terciarios se suman a la pelea que están dando los secundarios y se movilizarán el viernes.

Esta página ha sido visitada
715409 veces